Los cinco remordimientos más comunes justo antes de morir

Una enfermera descubrió los remordimientos más comunes que la gente tiene en su lecho de muerte y entre los más comunes estaba ‘Ojalá no hubiera trabajado tanto’. ¿Cuál sería el remordimiento más pesado en tu mente si éste fuera el último día de tu vida?”

tea by the bed

 

Los cinco remordimientos más comunes justo antes de morir

Traducción de Marco Mora-Huízar

Nadie mencionó haber querido tener más sexo ni haberse tirado un salto de bungee. Una enfermera de cuidados paliativos que daba terapia a personas que estaban en sus últimos días de vida descubrió los remordimientos más comunes que tenemos al fin de nuestras vidas. Y entre los remordimientos más comunes, especialmente entre los hombres, se encuentra ‘Ojalá no hubiera trabajado tanto’.

Bronnie Ware es una enfermera australiana que pasó varios años trabajando en cuidados paliativos, cuidando pacientes en las últimas doce semanas de sus vidas. Escribió los descubrimientos que hacían sus pacientes antes de morir en un blog llamado Inspiration and Chai (Inspiración y chai en inglés), que recibió tanta atención que puso sus observaciones en un libro llamado The Top Five Regrets of the Dying o Los cinco remordimientos más comunes de los moribundos.

En su libro, Ware escribe sobre la claridad de visión que la gente recibe al final de la vida y cómo nosotros podemos aprender de su sabiduría. “Cuando les preguntan acerca de sus remordimientos o si quisieran haber hecho algo diferente,” dice, “ciertos temas salen a relucir.”

Aquí están los remordimientos más comunes que Ware vio mientras trabajaba con sus pacientes:

1. Ojalá hubiera tenido el valor de vivir una vida fiel a mí mismo y no haber vivido la vida que la sociedad esperaba de mí.

“Éste fue el remordimiento más común de todos. Cuando uno se da cuenta de que su vida está a punto de terminar y la puede ver con claridad, es fácil ver que muchos sueños no se han realizado. La mayoría de la gente no había cumplido ni la mitad de sus sueños y tuvieron que morir sabiendo que fracasaron por causa de las decisiones que tomaron o no tomaron. La salud nos da una libertad que muchos no aprecian hasta que ya no la tienen.”

2. Ojalá no hubiera trabajado tanto.

“Esto es algo que dijo cada paciente varón que atendí. Se perdieron la juventud de sus hijos y el amor de sus parejas. Las mujeres también mencionan este remordimiento, pero como la mayoría era de una generación más anciana, muchas de las mujeres no habían trabajado fuera de sus hogares. Todos los hombres que atendí sentían un remordimiento muy pesado por haber pasado tanto tiempo de su vida en la banda continua de la existencia en el trabajo.”

3. Ojalá hubiera tenido el valor de expresar mis sentimientos.

“Mucha gente oculta sus sentimientos con tal de guardar la paz con los demás. Como resultado, se conforman con una existencia mediocre y nunca llegan a ser lo que eran capaces de ser. Muchas personas desarrollaron enfermedades relacionadas con la amargura y el resentimiento que guardaban como resultado.”

4. Ojalá hubiera guardado contacto con mis amistades.

“A menudo no se daban cuenta de los beneficios de los viejos amigos hasta las últimas semanas de sus vidas y no siempre era posible encontrarlos. Muchos habían estado tan envueltos en sus propias vidas que habían dejado ir a las amistades más valiosas con el pasar los años. Había muchos remordimientos por no darle el tiempo y las ganas que las amistades merecían. Todos echan de menos a sus amigos cuando están muriendo.”

5. Ojalá me hubiera permitido a mí mismo ser más feliz.

“Sorprendentemente, este es uno de los remordimientos más comunes. Muchos no se dan cuenta hasta el final de que la felicidad es una opción. Se habían quedado atorados en viejos patrones y hábitos. La conformidad que sentían por quedarse siempre en la misma rutina se dejaba sentir en sus emociones así como en sus vidas físicas. El temor al cambio los obligaba a fingir con los demás y con ellos mismos para hacer parecer que estaban contentos, cuando en realidad anhelaban reír verdaderamente y tener diversión en sus vidas.”

¿Cuál es tu más pesado remordimiento hasta ahora? y ¿Qué metas te propondrás alcanzar o cambiar antes de morir?

***

Ésta es una traducción de Top Five Regrets of the Dying, un artículo de Susie Steiner que apareció miércoles 1 de febrero 2012 06.49 EST en The Guardian.