Último mandato del venerable Cuahtémoc

Cuahtémoc fue el último tlatoani de Tenochtitlan y, a la vez, el último emperador azteca. En su último mandato, Cuahtémoc hace un intento de resguardar la cultura y la dignidad de su gente a pesar de su inminente caída.

Esta traducción del nahuatl al español fue hecha por José Rios “Topiltzin”. Para ver mi traducción al inglés (The Last  Injuction of the Venerable Cuahtemoc) o al marshallés (Enaan in Kakien Āliktata an Cuahtemoc), haz clic en el lenguaje que quieres en la barra de arriba.

***

Nuestra sagrada energía ya tuvo a bien ocultarse,
nuestro venerable sol ya dignamente desapareció su rostro,
y en total obscuridad se dignó dejarnos.

Ciertamente sabemos (que) otra vez se dignará volver,
que otra vez tendrá a bien salir
y nuevamente vendrá dignamente a alumbrarnos.

En tanto que allá entre los muertos tenga a bien permanecer
Muy rápido reunámonos,
congreguémonos
y en medio de nuestro corazón escondamos
todo (lo que) el nuestro corazón se honra amando
y sabemos nuestra riqueza
en nosotros como gran esmeralda.

Hagamos desaparecer los nuestros lugares sagrados,
los nuestros Calmécac los nuestros juegos de pelota,
los nuestros Telpochcalli, las nuestras casas de canto;
que solos se queden los nuestros caminos
y nuestros hogares que nos preserven.

Hasta cuando se digne salir el nuevo nuestro sol,
los venerados padres y las veneradas madres
que nunca se olviden de
decirles a los sus jóvenes
y que les enseñen (a) sus hijos
mientras se dignen vivir,
precisamente cuán buena ha sido
hasta ahora nuestra amada ANÁHUAC
donde nos cuidan nuestros venerados difuntos,
su voluntad y sus deseos,
y solo también por causa de nuestro respeto por ellos
y nuestra humildad ante ellos
que recibieron nuestros venerados antecesores
y que los nuestros venerados padres,
a un lado y otro en las venas de nuestro corazón,
los hicieron conocer en nuestro ser.

The 1524 Nuremberg map of Tenochtitlan.
The 1524 Nuremberg map of Tenochtitlan.

Ahora nosotros entregamos la tarea (a)
los nuestros hijos
¡Que no olviden, que les informen
(a) sus hijos intensamente cómo será
la su elevación,
como nuevamente se levantará el nuestro venerable sol
y precisamente cómo mostrará dignamente su fuerza
precisamente cómo tendrá a bien completar grandiosamente
su digna promesa esta
nuestra venerada y amada tierra madre ANÁHUAC!

—CUAHTÉMOC, Anáhuac Huei Tlahtohuani

Leave a Reply